31 07 2020 conference 2110768 640Como informamos en documento separado, los días 30 y 31 de julio se han llevado a cabo reuniones de la Mesa Sectorial de Personal Funcionario y de la Comisión Negociadora del Convenio Colectivo, cuyos resultados se han llevado a la Comisión de la Función Pública Canaria; donde se ha tratado de la llamada OPE de Estabilización promovida por la Dirección General de la Función Pública, que afectaría al personal no fijo ingresado a partir del 1 de enero de 2005.

Aunque sorprendentemente el Gobierno de Canarias lo ha publicitado como un “acuerdo”, nada más lejos de la realidad, pues esa propuesta ha contado con el absoluto rechazo de la mayoría de la representación del personal, formada por SEPCA e IC. Así que debe quedar claro que la Administración ha dado por aprobada su propuesta, no solo sin acuerdo, sino con ausencia absoluta de una verdadera voluntad de negociación y lo que ha difundido no es más que un alegato para su propio consuelo.

Como hemos informado a lo largo de estas pasadas semanas, el Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de la Función Pública; se ha embarcado en un proyecto ordenado por el Gobierno de Madrid, con el único apoyo de las centrales minoritarias en nuestra Comunidad, CSIF, UGT y CCOO, que también reciben las directrices de actuación de sus jefes en Madrid. Todo ello copiando los movimientos realizados en la Administración General del Estado que no son de ninguna manera válidos aquí y que persiguen la reducción de la temporalidad en la Administración, pero centrándose en disminuir el porcentaje de puestos que están cubiertos por personal temporal y no en dar estabilidad laboral a las personas que los ocupan en precario desde hace muchísimos años.

Desde el Comité Intercentros hicimos llegar una propuesta votada favorablemente por SEPCA, IC Y COBAS, para trabajar por una estabilidad real para el personal no fijo que garantice la permanencia en sus puestos de trabajo, bajo el marco sancionador para las Administraciones que avalan los tribunales europeos. La Directora General de la Función Pública la ha rechazado porque ella no la considera legal.

En estas reuniones, desde SEPCA hemos tenido que aguantar la vergüenza ajena y sufrir tragando saliva, la pataleta pública de la Directora General de la Función Pública, direccionada a los representantes de nuestra organización, al saberse constantemente corregida por nosotros debido a su poco conocimiento de fondo en la materia; evidenciando así una corta talla y elegancia política Pero es que no podemos permitir que esta inmadurez técnica que la carga de soberbia, recaiga en forma de disparate persistente sobre las personas afectadas.

Hemos repetido hasta la saciedad que, para empezar, Función Pública no tiene controlado el espectro de plazas y personas afectadas y está dispuesta a provocar con su testarudez, una avalancha de recursos que pueden terminar en los juzgados empantanando el proceso, tal y como ha sucedido históricamente con todo lo que empieza mal planteado.

Tampoco explica sus planes de desarrollo de esos procesos selectivos que pretende y los criterios de selección; creando por tanto la máxima desconfianza y preocupación en las personas afectadas. Para más desconcierto, el anuncio novedoso de que también pretende iniciar de la misma manera improvisada, antes de final de año, los procesos de consolidación (que afectaría al personal no fijo anterior al 1 de enero de 2005).

Seguimos insistiendo en que consideramos irrenunciable garantizar la permanencia en sus puestos de trabajo de todas las personas que han sufrido, durante muchísimos años, la contratación ilegal que las ha tenido siempre lastradas en sus movimientos y pendientes del hilo de la temporalidad, sin que la Administración haya hecho nada por solucionarlo.

Ahora, tomando como referente unos pactos de hace ya años, gestados en la Administración General del Estado; la Administración pretende a través de unos procesos selectivos que debió hacer en algunos casos hace más de veinte años, intentar solucionar el problema sin importarle la temporalidad de las personas en sus puestos de trabajo, sino la reducción del porcentaje de la misma.

SEPCA le recordó a la Directora General, que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 29 de marzo de 2020, determina que los procesos selectivos no son las medidas adecuadas para sancionar el abuso de la temporalidad que había llevado a cabo España en las Administraciones Públicas y éstas no pueden ignorar la obligatoriedad de asumir estas sanciones.

Los tribunales europeos, que ya son citados y seguidos cada vez más por los españoles, no exigen que se haga ahora lo que debió hacerse hace muchos años, así sin más y asunto solucionado. Dictamina que las Administraciones tienen que asumir unas sanciones por haber incumplido sistemáticamente las normativas de contratación de personal y de ninguna manera pueden pretender éstas, que contrariamente a lo que el derecho exige, sean las personas perjudicadas las que carguen con la pena.

Por ello, ese acuerdo nacional entre la Administración General del Estado y los sindicatos con representación allí, que es el faro que inspira las ocurrencias de la Directora General de la Función Pública, encabezando en esto al Gobierno de Canarias; ha quedado de lo más obsoleto y de ninguna manera adaptable a la nueva realidad jurídica obligada.

Desde SEPCA seguimos la luz de otro faro, que no es otro que la necesidad imperiosa de que las personas que llevan muchísimos años de manera temporal al servicio de las Administraciones Públicas Canarias, la cual se ha aprovechado de ellas y su vulnerabilidad; alcancen la estabilidad y permanencia en sus puestos de trabajo.

No podemos permitir de ninguna manera que caprichos fruto de directrices de Madrid (tanto del Gobierno como de los sindicatos CSIF, CCOO Y UGT), que ignoran los pronunciamientos de los tribunales; puedan poner el peligro el puesto de trabajo y enviar al desempleo a miles de personas en las Administraciones Canarias.

Queremos repetir que desde SEPCA daremos todos los pasos que estén a nuestro alcance y no pararemos de trabajar y luchar por este objetivo que hemos expuesto.